Delicioso flan de huevo casero: receta fácil y paso a paso

Si buscas un postre delicioso y fácil de hacer, no busques más que un flan de huevo casero. Este postre tradicional latino es un éxito entre adultos y niños por igual, y es sorprendentemente sencillo de preparar. En este artículo, te guiaremos paso a paso en el proceso de elaboración de tu propio flan de huevo casero.

Ingredientes

Antes de empezar, vamos a reunir los ingredientes necesarios:

Para el flan:
– 1 lata de leche condensada azucarada
– 1 taza de leche entera
– 4 huevos
– 1 cucharadita de extracto de vainilla
– 1/4 de taza de azúcar

Para el caramelo:
– 1/2 taza de azúcar
– 1/4 taza de agua

Instrucciones

Paso 1: Precalentar el horno

Comienza precalentando el horno a 350°F. Así te asegurarás de que esté a la temperatura adecuada cuando llegue el momento de hornear el flan.

Paso 2: Hacer el caramelo

Para hacer el caramelo, añade 1/2 taza de azúcar y 1/4 de taza de agua a un cazo pequeño. Ponlo a fuego medio y cocina, removiendo de vez en cuando, hasta que el azúcar se disuelva y la mezcla adquiera un color marrón dorado.

Una vez que el caramelo esté listo, viértelo inmediatamente en el fondo de un molde redondo de 9 pulgadas. Inclina el molde para extender el caramelo uniformemente por el fondo y resérvalo.

Paso 3: Hacer el Flan

En una batidora, mezcla 1 lata de leche condensada azucarada, 1 taza de leche entera, 4 huevos y 1 cucharadita de extracto de vainilla. Bate los ingredientes hasta obtener una mezcla suave y cremosa.

A continuación, vierte la mezcla en el molde preparado con el caramelo. Utiliza una cuchara para mezclar suavemente el caramelo con la mezcla del flan. Cubre el molde con una hoja de papel de aluminio.

Paso 4: Hornear el flan

Coloca el molde con la mezcla del flan en una bandeja para hornear y añade agua caliente a la bandeja hasta la mitad de los lados del molde. Esto ayudará a que el flan se cocine uniformemente.

Cocina el flan en el horno precalentado durante unos 50 minutos, o hasta que esté cuajado pero aún se mueva en el centro. Una vez hecho, saca el molde del horno y deja que se enfríe.

Paso 5: Enfría el flan

Una vez que el flan se haya enfriado, cubre el molde con film transparente y mételo en el frigorífico para que se enfríe durante al menos 2 horas, o toda la noche.

Paso 6: Sirve y disfruta

Para servir, pasa un cuchillo por los bordes del molde para aflojar el flan. Coloca un plato grande o una fuente sobre la parte superior del molde y dale la vuelta rápidamente para soltar el flan. El caramelo creará una deliciosa salsa que cubrirá la parte superior del flan.

Espolvorea con azúcar, o añade nata montada o fruta fresca para darle un toque aún más especial. Tu flan de huevo casero ya está listo para ser disfrutado

En resumen

Aquí lo tienes: una receta sencilla y deliciosa para hacer tu propio flan de huevo casero. Este postre gusta a todos y es perfecto para endulzar cualquier ocasión. Además, con sólo unos pocos ingredientes y unos pasos fáciles de seguir, es una forma sencilla de hacer algo asombroso.

Prueba esta receta hoy mismo e impresiona a tus amigos y familiares con tus habilidades culinarias. ¡Buen provecho!

Démosle un giro científico a esto:

El proceso químico detrás de la preparación de un flan de huevo casero implica varias interacciones clave entre los ingredientes que dan como resultado la textura suave y el delicioso sabor de este postre. Aquí te explicamos los aspectos químicos fundamentales:

1. Caramelización del azúcar: La preparación del caramelo es un proceso importante. Al calentar azúcar y agua en una cacerola, se produce la caramelización. Durante la caramelización, las moléculas de azúcar se descomponen y se combinan para formar nuevos compuestos con sabor a caramelo y un color dorado característico. Esto añade dulzura y color al flan.

2. Coagulación de las proteínas: Cuando mezclas los huevos con la leche condensada y la leche entera, las proteínas presentes en los huevos comienzan a interactuar. Durante el proceso de cocción en el horno, estas proteínas se coagulan debido al calor. La coagulación de las proteínas es esencial para la estructura y la firmeza del flan, ya que ayudan a retener la humedad y a darle su textura característica.

3. Emulsificación: La mezcla de leche condensada, leche entera y huevos forma una emulsión. La leche es una mezcla de agua y grasa, mientras que los huevos contienen lípidos y proteínas. La emulsificación asegura que estos ingredientes se combinen de manera uniforme, lo que da como resultado una mezcla líquida homogénea que se convertirá en el cuerpo del flan durante la cocción.

4. Cocinado al baño maría: Al cocinar el flan en un baño maría en el horno, se asegura una distribución uniforme del calor. Esto permite una coagulación gradual y uniforme de las proteínas y una solidificación suave del flan, evitando que se vuelva rugoso o se separe bruscamente.

5. Enfriamiento y solidificación: Después de la cocción, el flan se enfría para permitir que las estructuras químicas creadas durante la cocción se solidifiquen aún más. Esto da como resultado una textura firme pero suave y un sabor delicioso.

En resumen, el flan de huevo casero es el resultado de una serie de procesos químicos, como la caramelización del azúcar, la coagulación de proteínas, la emulsificación y la cocción controlada al baño maría. Todos estos procesos son cruciales para lograr la textura y el sabor distintivos de este postre clásico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio utiliza cookies.    Más información
Privacidad
Verificado por MonsterInsights