Receta fácil y deliciosa de Flan de Huevos – ¡Prepara un postre exquisito en casa!

Cuando se trata de postres, los flanes son una opción popular para muchos. La textura cremosa y suave del flan puede derretir el corazón de cualquiera. El flan es un postre tradicional originario de España y se compone de una mezcla de huevos, azúcar y leche. Aunque el flan pueda parecer difícil de hacer, es sorprendentemente fácil de preparar, y puedes preparar la receta en un santiamén. A continuación te ofrecemos una receta sin esfuerzo de un delicioso y cremoso flan de huevo que puedes preparar en casa.

Ingredientes:

– 1 lata de leche condensada
– 1 lata de leche evaporada
– 5 huevos enteros medianos
– 1 cucharada de esencia de vainilla
– 1 taza de azúcar granulada
– 1/2 taza de agua

Instrucciones:

Paso 1: Precalienta el horno a 350 °F.

Paso 2: En una cacerola pequeña y honda, mezcla el azúcar y el agua a fuego medio. Remueve continuamente la mezcla hasta que el azúcar se disuelva, creando un sirope de color marrón dorado. En cuanto la mezcla se dore, viértela con cuidado en el cazo. Asegúrate de que el almíbar se distribuye uniformemente en el molde.

Paso 3: En un bol, bate los huevos enteros hasta que adquieran un color amarillento y la mezcla quede esponjosa.

Paso 4: Añade la leche condensada y la leche evaporada al bol y mezcla bien. Añade la esencia de vainilla y vuelve a batir la mezcla.

Paso 5: Vierte suavemente la mezcla de leche sobre la mezcla de azúcar y cúbrela con papel de aluminio. Asegúrate de que el papel de aluminio quede bien sellado para que funcione como vaporera.

Paso 6: Coloca la flanera en una bandeja de horno grande y vierte lentamente agua caliente en la bandeja. El agua debe tener al menos 2,5 cm de profundidad.

Paso 7: Coloca la bandeja en el horno y hornea durante una hora y 20 minutos. Sabrás que el flan está listo cuando al introducir un cuchillo o un palillo en el centro, éste salga limpio.

Paso 8: Una vez cocido el flan, sácalo del horno y déjalo enfriar durante unas 2 horas. Una vez frío, vuélcalo con cuidado sobre una fuente de servir, y tu delicioso flan de huevo estará listo para ser servido.

Conclusión:

En conclusión, preparar un delicioso y cremoso flan de huevo es fácil y divertido de hacer en casa. Esta receta requiere pocos ingredientes y se puede hacer sin complicaciones. Puedes prepararlo para cenas, reuniones familiares o simplemente cuando te apetezca un postre excelente después de comer. Prueba hoy mismo esta receta fácil de flan de huevo y sorprende a tus seres queridos con la exquisitez del flan casero.

Démosle un giro científico a esto:

El proceso químico detrás de la elaboración de un flan de huevo involucra varios aspectos esenciales para lograr la textura suave y cremosa característica de este postre. Aquí se explican los principales procesos químicos que ocurren en la preparación de esta receta:

1. Caramelización del azúcar: El proceso comienza con la caramelización del azúcar. Cuando calientas el azúcar con agua en una cacerola, las moléculas de azúcar se descomponen bajo el calor. Los enlaces químicos en las moléculas de azúcar se rompen y se reorganizan en una serie de compuestos que le dan al caramelo su color dorado y su sabor característico.

2. Coagulación de las proteínas del huevo: En un bol aparte, bates los huevos enteros hasta que se vuelvan amarillos y esponjosos. Este proceso físico rompe y reorganiza las proteínas en las claras y las yemas de huevo. Al hornear el flan, las proteínas se coagulan debido al calor, creando una estructura sólida pero suave que contribuye a la textura del flan.

3. Emulsión de leche y huevos: Al mezclar la leche condensada, la leche evaporada y los huevos batidos, estás creando una emulsión. La leche es una mezcla de agua y grasa, mientras que los huevos contienen proteínas y lípidos. La emulsión permite que estos ingredientes se combinen homogéneamente, lo que resulta en una mezcla líquida y suave que, al hornearse, se solidificará para formar el cuerpo del flan.

4. Cocinado al baño maría: El flan se cuece al baño maría en el horno. El agua caliente de la bandeja del horno transfiere su calor al flan de manera uniforme y gradual. Esto permite que las proteínas y las moléculas de grasa se calienten lentamente y se coagulen sin curvarse ni separarse bruscamente, lo que da como resultado una textura uniformemente cremosa en todo el flan.

5. Enfriamiento y solidificación: Una vez que el flan se ha horneado durante el tiempo adecuado, se retira del horno y se deja enfriar a temperatura ambiente y luego en el refrigerador durante varias horas. Durante este tiempo, las estructuras químicas creadas durante la cocción se solidifican aún más, lo que contribuye a la textura firme pero suave del flan.

En resumen, el flan de huevo es el resultado de una serie de procesos químicos, como la caramelización del azúcar, la coagulación de proteínas de huevo, la emulsión de leche y huevos, el cocinado al baño maría y el enfriamiento y solidificación. Estos procesos son esenciales para crear la textura y el sabor característicos de este postre clásico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio utiliza cookies.    Más información
Privacidad
Verificado por MonsterInsights