Tarta de manzana: receta fácil y deliciosa para disfrutar en casa

Introducción

Hay pocas cosas más reconfortantes que el olor de una tarta de manzana recién horneada. Para muchos, la tradicional tarta de manzana es el postre por excelencia. Tanto si se sirve caliente con una bola de helado de vainilla como si se come fría con una taza de café, es difícil resistirse a su sabor dulce y ácido. Y aunque pueda parecer intimidante prepararlo desde cero, en realidad es bastante sencillo. En este artículo, te daremos una receta fácil y deliciosa de tarta de manzana que puedes disfrutar en casa.

Ingredientes

Para hacer una tarta de manzana tradicional, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 1 1/2 tazas de harina común
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de canela molida
  • 1/2 taza de mantequilla sin sal, refrigerada y cortada en trozos pequeños
  • 1/4 taza de agua helada
  • 6 tazas de manzanas cortadas en rodajas finas (unas 6-7 manzanas medianas)
  • 1/2 taza de azúcar granulada
  • 1/4 taza de harina multiusoharina común
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada molida
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • 1 cucharada de mantequilla sin sal
  • 1 huevo, batido
  • 1 cucharada de azúcar granulada

Direcciones

Paso 1: Para hacer la corteza, combina 1 1/2 tazas de harina, 1/2 cucharadita de sal y 1/2 cucharadita de canela en un bol grande. Añade los trozos de mantequilla fría y, con una batidora de repostería, incorpóralos a la mezcla hasta que quede como migas gruesas.

Paso 2: Añade poco a poco agua helada a la mezcla, 1 cucharada cada vez, hasta que la masa se una y forme una bola. Divide la masa por la mitad, dale forma de discos redondos y envuelve cada disco en film transparente. Refrigéralos durante al menos 1 hora.

Paso 3: Precalienta el horno a 190°C (375°F). Extiende un disco de masa sobre una superficie enharinada y pásalo a un molde para tartas de 23 cm (9 pulgadas). Recorta el exceso de masa de los bordes.

Paso 4: En un bol grande, mezcla las manzanas cortadas en rodajas finas, 1/2 taza de azúcar granulada, 1/4 de taza de harina, 1 cucharadita de canela, 1/4 de cucharadita de nuez moscada y 1/4 de cucharadita de sal, hasta que las manzanas queden cubiertas.

Paso 5: Vierte la mezcla de manzanas en el molde preparado y úntalo con 1 cucharada de mantequilla sin sal.

Paso 6: Extiende el segundo disco de masa sobre una superficie enharinada y utilízalo para cubrir la mezcla de manzanas. Recorta el exceso de masa de los bordes y utiliza un tenedor para unir los bordes.

Paso 7: Pincela la parte superior de la tarta con un huevo batido y espolvorea con 1 cucharada de azúcar granulada.

Paso 8: Con un cuchillo afilado, haz varios cortes en la corteza superior para que salga el vapor.

Paso 9: Hornea la tarta durante 45-50 minutos o hasta que la corteza esté dorada y el relleno burbujeante. Deja enfriar la tarta al menos 10 minutos antes de servirla.

Conclusión

Aquí tienes una receta fácil y deliciosa de tarta de manzana que puedes disfrutar en casa. Esta tarta de manzana es el postre perfecto para cualquier ocasión, y seguro que impresionará a tus amigos y familiares. ¿Por qué no la pruebas? Te prometemos que no te decepcionará. ¡Feliz horneado!

Démosle un giro científico a esto:

La preparación de una tarta de manzana es una combinación de habilidades culinarias y procesos químicos que transforman los ingredientes en un postre delicioso. A continuación, explicaré el proceso químico detrás de esta receta paso a paso:

1. Preparación de la masa: En esta etapa, se mezclan la harina, la sal y la canela en un bol. La harina contiene almidón, un polisacárido compuesto por cadenas de glucosa. Cuando se mezcla con la sal y la canela, se crea una base seca. Luego, se agrega la mantequilla fría en trozos, que contiene grasa. La grasa se integra en la mezcla de harina y se corta en pequeñas «migas» utilizando una batidora de repostería. Esto es importante porque crea una textura crujiente en la masa de la tarta. La adición de agua helada es crucial; el agua interactúa con el almidón de la harina, permitiendo que las cadenas de almidón se unan y formen una masa. Este proceso se llama gelatinización. La masa se divide en discos y se enfría en el refrigerador para relajar el gluten en la harina y evitar que la masa se vuelva elástica.

2. Relleno de manzana: En esta etapa, se mezclan las manzanas con azúcar, harina, canela, nuez moscada y sal. El azúcar extrae líquido de las manzanas debido a su naturaleza higroscópica, lo que suaviza las manzanas y crea un jarabe dulce. La harina ayuda a espesar el líquido liberado por las manzanas durante la cocción y evita que la tarta se vuelva empapada. Las especias, como la canela y la nuez moscada, aportan sabor y aroma.

3. Montaje y horneado: La masa se extiende en el molde para tartas y se rellena con la mezcla de manzanas. La tapa de masa se coloca encima, y los bordes se sellan con un tenedor. Se pincela la parte superior con huevo batido y se espolvorea azúcar granulada. Durante el horneado, el calor hace que la grasa en la masa se derrita, lo que crea una textura escamosa y dorada. El calor también activa la gelatinización del almidón en la masa, lo que ayuda a que la corteza se vuelva crujiente y dorada. El relleno burbujeante es el resultado de la evaporación del líquido de las manzanas y el jarabe formado con el azúcar, lo que concentra el sabor.

En resumen, la preparación de una tarta de manzana implica procesos químicos como la gelatinización del almidón, la interacción entre el azúcar y las manzanas, y la transformación de la grasa en la masa durante el horneado. Estos procesos químicos son esenciales para lograr una tarta de manzana deliciosa y con la textura adecuada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio utiliza cookies.    Más información
Privacidad
Verificado por MonsterInsights