Tarta Sacher: Deliciosa receta de postre vienés para sorprender a tus invitados

Viena es conocida por su extraordinaria arquitectura, su hermoso paisaje urbano y su rico patrimonio cultural. Sin embargo, no todo el mundo sabe que esta encantadora ciudad austriaca también alberga uno de los postres más deliciosos del mundo: la Tarta Sacher. Si estás planeando organizar una cena y quieres que tus invitados sientan un cosquilleo en las papilas gustativas, deberías considerar la posibilidad de preparar este famoso postre vienés. En este artículo, compartiremos contigo una receta de Tarta Sacher fácil de seguir que te convertirá en la envidia de todos tus invitados.

Historia de la Tarta Sacher

La Tarta Sacher, también conocida como Sachertorte, es un postre clásico que se inventó en el famoso Hotel Sacher de Viena allá por 1832. El creador de la tarta, Franz Sacher, tenía entonces sólo 16 años y era aprendiz del jefe de cocina del hotel. Un fatídico día, el jefe de cocina enfermó repentinamente, y el joven Sacher recibió el encargo de crear un postre especial para impresionar a los estimados huéspedes del hotel. Tras muchas pruebas y errores, Sacher elaboró finalmente esta deliciosa tarta, que se convirtió rápidamente en uno de los dulces más codiciados de Viena.

Ingredientes de la Tarta Sacher

Ahora que conoces un poco la historia de la Tarta Sacher, vamos a ver qué necesitas para preparar este postre que te hará la boca agua:

– Mantequilla
– Chocolate negro (70 sólidos de ocoa)
– Azúcar
– Huevos
– Harina
– Mermelada de albaricoque
– Nata montada

Instrucciones

Paso 1: Precalienta el horno a 180°C y engrasa un molde de 20 cm con mantequilla.

Paso 2: En un bol resistente al calor, derrite 150 g de chocolate negro y 150 g de mantequilla sin sal en un cazo con agua hirviendo a fuego lento, removiendo de vez en cuando.

Paso 3: Añade 125 g de azúcar glas y bate hasta que se mezclen por completo.

Paso 4: Añade lentamente cuatro huevos batidos a la mezcla de chocolate, sin dejar de batir.

Paso 5: Tamiza 125 g de harina e incorpórala suavemente.

Paso 6: Vierte la mezcla en el molde y hornea durante 35-40 minutos o hasta que al pinchar con un palillo, éste salga limpio.

Paso 7: Saca el pastel del horno y déjalo enfriar en el molde antes de pasarlo a una rejilla de alambre.

Paso 8: Derrite 50 g de mermelada de albaricoque y extiende una fina capa por encima y por los lados del pastel.

Paso 9: Derrite 150 g de chocolate negro y 50 g de mantequilla sin sal en un cuenco resistente al calor colocado sobre un cazo con agua hirviendo a fuego lento.

Paso 10: Vierte el chocolate derretido sobre la tarta y deja que se enfríe durante 10 minutos.

Paso 11: Bate 250 g de nata montada hasta que forme picos suaves y sírvela junto a la tarta.

El resultado final

Y ya lo tienes: una Tarta Sacher aterciopelada, rica y decadente que sorprenderá y encantará a tus invitados. La mezcla perfecta de chocolate amargo y dulce mermelada de albaricoque de esta tarta, coronada con deliciosa nata montada, es un éxito de público garantizado que seguro que impresionará. Sírvela con una taza de café caliente, y tus invitados se sentirán transportados directamente a Viena.

Conclusión

Crear una Tarta Sacher no es tan intimidante como puede parecer. Siempre que sigas las instrucciones de la receta y te tomes tu tiempo, tendrás la garantía de hacer un postre digno de un restaurante austriaco de cinco estrellas. Así que inténtalo y observa cómo tus invitados disfrutan de este auténtico postre vienés.

Démosle un giro científico a esto:

La Tarta Sacher es un postre icónico con una historia fascinante y un proceso de preparación que involucra importantes reacciones químicas para lograr su exquisito sabor y textura. A continuación, te explicaré el proceso químico detrás de esta delicia:

Ingredientes clave:

  1. Chocolate negro: El chocolate negro proporciona el sabor a chocolate profundo y amargo, y contiene cacao, manteca de cacao, azúcar y sólidos de cacao.
  2. Mantequilla: La mantequilla aporta grasa y suavidad al pastel.
  3. Azúcar: El azúcar endulza el pastel y, durante la mezcla con la mantequilla y el chocolate, contribuye a la textura suave.
  4. Huevos: Los huevos actúan como agentes ligadores y emulsionantes, ayudando a combinar los ingredientes y proporcionando estructura y humedad al pastel.
  5. Harina: La harina es el componente principal que contribuye a la estructura y densidad del pastel.
  6. Mermelada de albaricoque: La mermelada de albaricoque agrega un toque de dulzura y se utiliza para cubrir y dar sabor al pastel.
  7. Nata montada: La nata montada es un complemento delicioso que suaviza y refresca el sabor del pastel.

Proceso químico:

Paso 1: Mezcla de chocolate y mantequilla En un cazo resistente al calor, se derrite el chocolate negro y la mantequilla juntos. El calor del baño maría o del microondas provoca que la manteca de cacao en el chocolate se derrita, mezclándose con la mantequilla y formando una mezcla suave. Esta etapa también desencadena la fusión de los cristales de azúcar y la disolución de los sólidos de cacao en la grasa.

Paso 2: Incorporación del azúcar y los huevos Se añade el azúcar a la mezcla de chocolate y mantequilla. Las yemas de huevo se incorporan a esta mezcla, y el azúcar ayuda a romper las yemas y distribuir uniformemente su contenido. Los huevos actúan como emulsionantes, ayudando a combinar los ingredientes grasos con los líquidos. Aquí, se inicia la formación de una estructura.

Paso 3: Agregado de la harina La harina se tamiza y se incorpora gradualmente a la mezcla de chocolate y huevos. La harina contiene gluten, una proteína que se hidrata con la humedad de los huevos y la mezcla de chocolate. La formación del gluten da estructura y densidad al pastel. La mezcla se vuelve más espesa a medida que se mezcla la harina, y se forma una estructura de red de gluten.

Paso 4: Horneado La mezcla se vierte en un molde y se hornea. Durante el horneado, el calor provoca que el gluten se endurezca, y el pastel sube debido a la liberación de dióxido de carbono de la acción de los huevos y el agente leudante natural de la harina.

Paso 5: Capa de mermelada de albaricoque La mermelada de albaricoque se derrite y se extiende sobre el pastel enfriado. La mermelada proporciona un toque de dulzura y también actúa como una barrera para sellar la humedad y mantener el pastel fresco.

Paso 6: Cobertura de chocolate La cobertura de chocolate se vierte sobre el pastel y se enfría, formando una capa crujiente de chocolate negro que contrasta con el interior suave y húmedo del pastel.

En resumen, la Tarta Sacher es el resultado de una serie de procesos químicos, como la emulsión de grasas y líquidos, la formación de estructuras de gluten y la liberación de gases durante el horneado. Todos estos procesos se combinan para crear una obra maestra culinaria que deleitará tus sentidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio utiliza cookies.    Más información
Privacidad
Verificado por MonsterInsights